Reporta el caso en las plataformas de internet

Recomendaciones generales

Si bien las plataformas, recientemente, comenzaron a ofrecer herramientas para combatir este tipo de violencia de género en línea, no siempre son la solución ideal. Como recomendación general, si una plataforma no tiene una herramienta explícita para denunciar la difusión no consentida de material íntimo, hay cuatro caminos que puedes explotar:

Denunciar por pornografía o desnudez.
La mayoría de las plataformas, prohíbe este tipo de material. Lamentablemente, esta es una salida conservadora, porque nadie debería estar en contra de este material cuando sea hecho consensuadamente en todas las etapas y esté dentro de los marcos legales.

Denunciar por privacidad o por protección de datos.
La mayoría de las plataformas también ofrecen herramientas cuando tus datos personales son revelados sin tu consentimiento. Además, la Agencia Española de Protección de Datos también ofrece este servicio para retirada urgente de contenido no consentido.

Denunciar por derecho de autor.
El inmenso lobby del copyright auspiciado por Hollywood, obliga a las plataformas a tener formularios de denuncia por derechos de autor. Nosotras en Acoso.Online no exploramos esta posibilidad, pero si el vídeo o imagen es de tu autoría, también puedes denunciarlo por ese camino.

Denunciar por derecho al olvido.
En la Unión Europea hay una regulación especifica de protección de datos que protege el derecho a borrar información personal de internet (con ciertas limitaciones).

A tener en cuenta:

La ley, y consecuentemente las plataformas, protegen con especial énfasis a las personas menores de edad. Si eres menor de edad, ten en cuenta la posibilidad de informar de ello a la hora de reportar, ya que muy probablemente provocará que la retirada de los contenidos sea más rápida.

Algunas plataformas no ofrecen soporte completo en castellano, por lo que algunos formularios de reporte o respuestas que te puedan mandar pueden estar en inglés. Si necesitas un traductor online, te recomendamos que utilices Apertium o Deepl, pero NO para traducir contenidos que incluyan información personal y/o sensible tal y como indica su política de privacidad.

Algunas plataformas te piden dar tus datos personales (como nombre, apellidos, dirección de correo, etc) para reportar. Algunas incluso te piden tener una cuenta en su plataforma para poder rellenar su formulario. Puedes valorar no introducir todos los datos que pidan, no dar datos reales o crearte una cuenta solo para reportar el caso si lo ves necesario.

Como verás, algunas herramientas pueden llegar a ser un poco confusas, no ofrecen garantías de tiempo para analizar los casos y, a veces, estos últimos pueden ser tan complejos que las soluciones ofrecidas no son suficientes. Con todos estos matices, en esta sección encontrarás información lo más clara y honesta posible sobre las posibilidades de denuncia que ofrecen las plataformas más populares.

Ten en cuenta que el proceso de reportar a estas plataformas puede ser lento, pesado y frustrante. Te animamos a respirar hondo, cuidarte y dejarte cuidar. Estos procesos requieren de calma y si lo deseas de buenas amigas cerca tuyo.

Cómo conservar evidencia

El primer impulso es buscar, por todos los medios, borrar cualquier material íntimo que haya sido publicado en cualquier plataforma sin tu consentimiento. Es completamente entendible. No obstante, tanto las plataformas como el sistema judicial te pedirán evidencia de lo ocurrido, por lo que es importante conservar las pruebas. Por eso, antes de tomar cualquier medida, lee estas recomendaciones.

1. Conserva la evidencia antes de borrar el material.
– Toma capturas de pantalla de los sitios web donde aparece el material. Asegúrate de obtener toda la página, incluida la URL. Puedes guardar esas capturas de pantalla en formato PDF.

– Si además el contenido en cuestión es un vídeo, descarga el vídeo y guárdalo en un disco duro.

– Si tiene mensajes de texto o correos electrónicos que pueden ser relevantes, toma capturas de pantalla y guárdalos.

– Trata de que en las capturas de la pantalla se muestre la hora y la fecha y todo otro dato que sirva de identificación. Si, por ejemplo, se trata de un chat grupal, trata no solo tener la captura de pantalla de la foto o vídeo, sino también de los miembros del grupo.

– Piensa en todas las pruebas que, además del material íntimo en la plataforma, puedan ser relevantes para el caso, como, por ejemplo, correos electrónicos o mensajes de texto amenazantes. Guarda una copia.

2. Respalda la evidencia.
– Es importante que guardes la evidencia de forma segura, pues hay que evitar de cualquier forma que caiga en manos de terceros no autorizados.

– Ordena la evidencia en carpetas. Un buen método es ordenar por día en que apareció el material, por ejemplo. Pero inventa un sistema que te haga sentido y que permita encontrar de forma fácil las pruebas.

– Te recomendamos guardar toda la evidencia en una carpeta digital y también tener una copia impresa en una carpeta.

– Aunque guardes toda la evidencia de forma ordenada, es posible que con el paso del tiempo se confundan los hechos. Por tal motivo, organizaciones como “Without My Consent” te recomiendan llevar un cuadro de evidencias y volcar ahí información importante. Puedes obtener acá una copia de la tabla.

3. Documentar ataques y preservación de evidencias

En los delitos cometidos mediante el uso de Tecnologías de Información y Comunicación, y mas concretamente tecnologías digitales, la fugacidad de los contenidos suele ser un impedimento para que prosperen las denuncias y los posteriores procedimientos legales. Los responsables, en cuanto intuyen o tiene certeza de que han sido denunciados, hacen desaparecer las evidencias. Por ello es aconsejable ir documentado y sistematizado las evidencias de los ataques que recibamos. Aunque no denunciemos en ese momento, poder demostrar la reiteración de conductas o el simple hecho de contar con pruebas si finalmente decidimos denunciar, nos da seguridad.

Conocer las posibilidades de las plataformas de redes sociales en cuanto a como reportar la publicación no consentida de imágenes y vídeos íntimos es muy útil (ver sección 1 de esta pagina web). Otro aspecto interesante es conocer los aplicativos que analizan los datos publicados en plataformas de redes sociales, como los flujos de retuits, la localización del tweet original que ha desencadenado las siguientes divulgaciones, etcétera. Estas herramientas de análisis (por ejemplo “Followerwonk”, “Tweetdeck”) pueden ayudar a probar la gravedad de la afectación de la divulgación de contenidos, a justificar ordenes de retirada de contenidos, u ofrecer elementos objetivos para calcular las indemnizaciones económicas por los perjuicios sufridos.

Hay que distinguir entre documentar los ataques, que supone sistematizar los mismos a efecto de registro o de contabilización, de lo que es la preservación de evidencias que sea apta para ser considerada prueba en un procedo judicial. La aptitud de las evidencias digitales para servir como prueba van evolucionando a medida que los precedentes legales van acuñando los requisitos de validez probatoria. Un primer requisito es que no hayan sido obtenidas ilegalmente, por lo tanto un archivo, obtenido violentando el ordenador de una persona, no servirá como prueba. Otro requisito es que sea una prueba no manipulada, completa y veraz.

Cada prueba digital tiene su forma de ser preservada y hay que optar por la forma que preserve más su contenido original y que aporte los máximos datos. Por ejemplo, respecto de un tweet, puede acudirse a un acta notarial o al cotejo por parte de la persona letrada de la Administración de Justicia, o la persona fedatario/a del Juzgado, pero ello aportará prueba tan sólo de los datos que puedan examinase a simple vista. En cambio, un certificado digital aportara prueba sobre el contenido que pueda apreciarse a simple vista, pero también sobre los metadatos y la URL. Este sistema de preservación de evidencias por lo tanto, aportará mucha mas información y de más calidad.

En casos de alta dificultad tecnológicas como los daños a equipos informativos o la sustracción de archivos, será necesario un metido mas elaborado de preservación de evidencias, teniéndose que elaborar los informes técnicos o periciales, que pueden ser elaborados por los cuerpos policiales o por peritos informáticos especialistas en forensia informática. En caso de contratar profesionales del sector privado, es importante que tengan conocimientos técnicos así como que sepan elaborar un informe que sea comprensible para el órgano judicial. Hay que tener en cuenta que en el sistema legal español, rige el principio de libre valoración de la prueba, que incluye la libre valoración de los informes periciales. Si estos no se desarrollan sus conclusiones de una manera pedagógica y rigurosa, tendrán una escasa aportación al proceso legal, efecto indeseado teniendo en cuenta los elevados importes que cuestan las mismas.

La responsabilidad de preservar las evidencias tecnológicas no debería recaer sobre las personas agraviadas, puesto que hay algunas previsiones legales que obligan a la autoridad a hacerse cargo de ello. Por ejemplo, la Ley de Enlucimiento Criminal (Articulo 13), prevé que como primeras diligencias urgentes, el Juez que reciba la noticia del hecho delictivo, deberá consignar las pruebas del delito que puedan desaparecer. Por ello, cuando se prevea que haya datos que puedan desaparecer, deberá pedirse en la denuncia que se articulen estas primeras diligencias por parte del Juzgado.

Finalmente, hay que mencionar que cuando no se pueda acceder a datos contenido en equipos informáticos de otras personas, si estamos personadas en el proceso judicial, la representación legal que ejerza la acusación capitulario en nuestro nombre, podrá pedir al Juzgado que intervenga los mismos.