Denuncia a la justicia

Cómo reaccionar si eres víctima de pornografía no consentida

1. Mantén la calma. Si quieres llevar tu caso a la justicia, hay que tener la cabeza fría.

2. No cedas frente a las amenazas. Es muy importante que tengas claro que eres una víctima de violencia de género; no es tu culpa que pases por esto. Conoce cuáles son los efectos de esta violencia y busca apoyo en tu comunidad (ver recomendación 5 en esta web).

3. Tanto para denunciar a la justicia, como para hacerlo en las plataformas digitales, es muy importante que recojas y conserves de la forma más completa y ordenada la evidencia de tu caso.

4. Revisa la legislación que hay en tu país para estos casos. Lo puedes consultar en el paso dos de esta web.

5. Depende de tu país, puede ser o no obligatorio que contactes un abogado para hacer una denuncia a la justicia. Si no es obligatorio, pondera si estás en condiciones de pedir alguna asesoría legal. Si quieres borrar el material no consentido de una plataforma digital en específico, sigue las recomendaciones que damos en el paso 1 de esta web.

6. Si haces una denuncia judicial, recuerda que como víctima tienes derechos que van desde un acceso igualitario a la justicia, tener un trato respetuoso, hasta tener acceso a la información sobre el avance del caso.

Conceptos importantes

Para alguien que no está familiarizado con el sistema judicial, es importante tener claro tres conceptos que a veces se confunden en uno solo, y que para acudir a la justicia deben estar claros: denuncia, querella y demanda.

Si estamos frente a un delito, hay dos formas de iniciar la investigación: a través de una denuncia o de una querella. La denuncia es una declaración que realizas frente a agentes de la autoridad -como la policía, el Ministerio Público, etc.- informando que ha ocurrido un delito. Una vez que se denuncia un delito, el Ministerio Público lo persigue “de oficio”. Esto significa que realizarán las acciones de investigación y persecución correspondientes, aun en el caso de que el denunciante no quisiera continuar el procedimiento.Las denuncias penales no son demandas, en casos determinados permiten obtener una reparación del daño, así como el cumplimiento de penas privativas de libertad.

A través de la querella, la víctima ejerce, ya sea oralmente o por escrito, su derecho de manifestar al Ministerio Público el deseo de que investigue y persiga delitos tales como el hostigamiento o acoso sexual, el estupro o bien, delitos de carácter patrimonial, tales como el abuso de confianza, el daño en propiedad ajena y algunos tipos de robo, fraude y despojo, entre otros.

Los delitos que se persiguen por querella tienen relación con lo más íntimo y próximo de las personas, por lo que el Ministerio Público no puede dar inicio o continuar con la investigación, si la persona ofendida no lo autoriza, es decir, otorga su consentimiento.

Cuando se trata de un delito que conforme a las leyes se persigue por querella, el ofendido puede renunciar a que continúe la investigación y la persecución del mismo, esto es, puede otorgar el perdón o conciliarse con quien lo ofendió. Para que un delito se persiga por querella, es necesario que el Código Penal así lo establezca.

Por último, cuando acudes a un juzgado de familia, civil o laboral, lo haces a través de una demanda que, en la mayoría de los casos, implica el patrocinio de un/a abogado/a.

Cómo conservar evidencia

El primer impulso es buscar, por todos los medios, borrar cualquier material íntimo que haya sido publicado en cualquier plataforma sin tu consentimiento. Es completamente entendible. No obstante, tanto las plataformas como el sistema judicial te pedirán evidencia de lo ocurrido, por lo que es importante conservar las pruebas. Por eso, antes de tomar cualquier medida, lee estas recomendaciones.

1. Conserva la evidencia antes de borrar el material.
– Toma capturas de pantalla de los sitios web donde aparece el material. Asegúrate de obtener toda la página, incluida la URL. Puedes guardar esas capturas de pantalla en formato PDF.

– Si además el contenido en cuestión es un video, descarga el video y guárdalo en un disco duro.

– Si tiene mensajes de texto o correos electrónicos que pueden ser relevantes, toma capturas de pantalla y guárdalos.

– Trata de que en las capturas de la pantalla se muestre la hora y la fecha y todo otro dato que sirva de identificación. Si, por ejemplo, se trata de un chat grupal, trata no solo tener la captura de pantalla de la foto o video, sino también de los miembros del grupo.

– Piensa en todas las pruebas que, además del material íntimo en la plataforma, puedan ser relevantes para el caso, como, por ejemplo, correos electrónicos o mensajes de texto amenazantes. Guarda una copia.

2. Respalda la evidencia.
– Es importante que guardes la evidencia de forma segura, pues hay que evitar de cualquier forma que caiga en manos de terceros no autorizados.

– Ordena la evidencia en carpetas. Un buen método es ordenar por día en que apareció el material, por ejemplo. Pero inventa un sistema que te haga sentido y que permita encontrar de forma fácil las pruebas.

– Te recomendamos guardar toda la evidencia en una carpeta digital y también tener una copia impresa en una carpeta.

– Aunque guardes toda la evidencia de forma ordenada, es posible que con el paso del tiempo se confundan los hechos. Por tal motivo, organizaciones como “Without My Consent” te recomiendan llevar un cuadro de evidencias y volcar ahí información importante. Puedes obtener acá una copia de la tabla.