Abre un diálogo con tu comunidad

Los efectos de esta violencia

La publicación no consentida de material gráfico, visual o audiovisual de carácter sexual es un tipo de violencia de género en línea. Hoy se sabe que todas las mujeres, sin importar su origen, raza, situación geográfica o clase social, son propensas a sufrir alguna forma de violencia de género en línea, estén conectadas o no. Y dependiendo del contexto cultural, los efectos sobre las víctimas pueden ser muy diferentes:

Psicológicos. Las investigaciones apuntan que algunos de los síntomas que presentan las víctimas de pornografía no consentida pueden ser angustia emocional significativa, que incluye sentimientos de enojo, culpa, paranoia, depresión, baja autoestima o incluso pensamientos suicidas. También puede haber deterioro en las relaciones personales y sentimientos de aislamiento.

Exclusión de espacios personales y profesionales.Las víctimas sufren un daño incalculable en otros espacios -como el personal y el profesional-. Algunas personas han perdido el empleo y, sobre todo, han abandonado instituciones educacionales porque estos espacios son propicios para que las víctimas sean acosadas, hostigadas, revictimizadas e intimidadas debido a la publicación de este tipo de materiales.

Filtración de datos. Junto con la publicación no consentida de videos e imágenes íntimas se filtran otro tipo de datos personales como lo son: sus nombres, redes sociales, direcciones, números de teléfono, e incluso datos de familiares cercanos. Por lo que en algunas ocasiones deben tomar medidas extremas como abandonar sus casas y tener un círculo de protección 24/7 por razones de seguridad.

Autocensura del espacio digital. Muchas veces las personas víctimas de pornografía no consentida optan por abandonar el espacio digital. Cierran sus perfiles de redes sociales o dejan de utilizar dispositivos electrónicos para ignorar lo que está pasando.

Pérdida de oportunidades. Asimismo, se pueden vivir problemas para obtener un empleo o una admisión futura en otros espacios educativos, puesto que, cada vez es más común realizar búsquedas en línea para evaluar posibles candidatos/as. Algunas víctimas recurren a cambiar sus nombres en un intento de escapar de una posible asociación a un material de pornografía no consentida.

Brinda apoyo a la víctima

Ahora que ya conoces algunas de las consecuencias de la pornografía no consentida, es importante que reflexionemos sobre las acciones que podemos tomar para apoyar a una persona que está siendo víctima. Nuestro papel como comunidad es de suma importancia en la construcción de procesos de contención.

Nosotrxs hemos pensando en las siguientes recomendaciones:

Escucha con respeto. Cuando eres víctima de alguna agresión de tipo sexual es muy difícil hablar de lo que te pasó. Por esa razón, es importante escuchar con respeto y empatía lo que te están intentando decir. No siempre será claro, pero lo importantes tener un primer acercamiento.

No re-victimices. “¿Por qué te sacaste esas fotos ?” “Debiste pensar antes de dejar que te grabaran en ese video” “No debiste enviarlas”. Frases de este tipo sólo aumentan la angustia de las personas afectadas – además de que tienen un tono conservador que culpabiliza a la víctima de una agresión y las encadenan a un círculo de violencia–. Siempre recuerda decirle a la víctima: NO ES TU CULPA, NO ES NATURAL Y NO TE LO MERECES.

Pregunta a la persona afectada qué es lo que quiere hacer. No todas las personas asimilan de la misma manera lo que les está atravesando y tampoco están dispuestas a pasar por los mismos procesos. Algunas creen que es necesario denunciar y comenzar un proceso legal; otras, simplemente quieren hablar de lo ocurrido y recibir contención emocional o psicológica. Siempre es importante preguntar qué es lo que quiere hacer, cómo y desde dónde.

Organiza un círculo de confianza. Siempre y cuando tengas la autorización de la víctima, organiza un círculo de personas de confianza alrededor de ella, que sepan qué ha ocurrido y brinden diversos apoyos.

Acompaña. Nunca te olvides de acompañar respetuosamente a la víctima, pues tienden a aislarse. Desde una palabra de aliento en la angustia hasta acompañarla a hacer los trámites a la policía, siempre trata de acompañar.

Orienta. Muchas veces las víctimas no están en condiciones psicológicas de buscar ayuda. Apóyalas en eso y busca material para orientarla pues debe conocer las herramientas con las que cuenta: tanto de salud mental, como de recursos para bajar el material en las plataformas de internet, hasta las posibilidades legales y judiciales.

¡Actúa! Lo más importante es que la víctima evalúe cómo quiere actuar.

Si se quieren tomar medidas contra el agresor, se debe colectar evidencia, pero también debe evaluarse en el círculo de confianza y con la víctima si:

1) es pertinente acercarse al agresor para pedir que baje el material;

2) tomar acciones legales;

3) tomar otras acciones (dentro del marco legal) para denunciar al agresor (presentar pruebas al empleador, publicar el caso en redes sociales, etcétera).

Recuerden que siempre es importante evaluar todas las posibilidades y sus consecuencias.

Formas de abrir un diálogo con tu comunidad

Si un caso de pornografía no consentida ha ocurrido con tu círculo de amigos, colegas, grupo de estudio u en otro contexto social cercano a ti, quizás, ya es hora de hablar a fondo del tema con tu comunidad. Solo así podemos evitar nuevas víctimas de este tipo de violencia de género en línea.

No es solución ser omisos ante este tipo de agresiones y ocultarlas. Estas actitudes traen como consecuencia que el (los) agresor(es) no sufra(n) ninguna consecuencia ante sus actos, mientras que la víctima debe afrontar todos los efectos de esa agresión por un largo tiempo y en silencio.

¿Cómo podemos proponer una conversación en espacios que no son cercanos al tema? ¿Cómo hablamos de términos que, probablemente, jamás habían escuchado? Hablar de violencia de género en línea no es fácil, pero es necesario para prevenir futuras agresiones.

Desde Acoso.Online hemos desarrollado algunas herramientas que pueden brindarte apoyo para prevenir y saber cómo actuar de primer momento en torno a un caso de pornografía no consentida.

Hasta este momento hemos desarrollado tres herramientas en diversos formatos con los que puedes apoyarte. Uno de ellos es el chat de ayuda con el que puedes tener una conversación inmediata; el segundo, es el Taller/Juego de mesa «A quemarlo todo» que incentiva a la comunidad a hablar sobre lo qué es la pornografía no consentida desde el juego y el humor; y el tercero es una guía para recintos educativos que da asesoría a profesores y directivos en espacios académicos ante la difusión de contenido íntimo sin consentimiento.

Pensamos en algunos ejemplos de dónde podrías utilizar estos materiales y en qué momento:

Si ocurre en un espacio educativo o laboral. Organiza una jornada de reflexión en tu escuela o con la federación de estudiantes. Platica con las y los profesores, directivos y compañerxs de lo que es la pornografía no consentida, persuadelos de la importancia de hablar de este tipo de violencia de género. Si pasa en un espacio laboral organiza una jornada de reflexión con sindicatos, recursos humanos, o con un grupo de trabajadores, al igual que en un recinto educativo es necesario que se tome con importancia el tema. En ambos espacios trata de llevar la conversación a reflexiones y compromisos concretos: ¿Cuál es la responsabilidad de la comunidad cuando ocurra uno de estos casos? ¿Será tiempo de comenzar con un protocolo?

Como mencionamos anteriormente, a finales del 2018, en Acoso.Online sacamos un documento que quizás puede ser una primera aproximación de apoyo Guía práctica para tratar casos de pornografía no consentida en recintos educacionales bajo estándares de derechos humanos y equidad de género.

Checalo y puedes compartirnos a través del mail tus posibles dudas o contarnos tu experiencia: prensa@acoso.online

Si ocurre en un círculo de amigos y amigas. Ponlo como un tema de conversación. Es importante que en nuestros círculos avancemos en reconocer cómo este tipo de agresiones se dan por razones de género de la persona. A un hombre heterosexual nunca le amenazarían con difundir contenido íntimos sin consentimiento porque esto se da en un contexto de una hipersexualización y sometimiento del cuerpo de las mujeres y jamás tendrá las mismas consecuencias -emocionales y sociales-. Intentemos reflexionar con nuestros círculos sobre la importancia del consentimiento informado en todo momento en una relación sexual, incluido en su registro.

En España, puedes compartir a través del mail tus posibles dudas, aportaciones o contarnos tu experiencia: hola@autodefensa.online

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.