Cuatro

Abre un diálogo con tu comunidad

Vanessa and Colin. CC BY (ara howell) – NC

Ni las plataformas privadas de Internet ni el Estado brindan respuestas 100% satisfactorias ante la publicación no consentida de material íntimo. Por eso es importante abrir un diálogo en la comunidad de manera de comprender porqué hay que desnaturalizar este tipo de violencia patriarcal.

Hoy se sabe que, dependiendo del contexto cultural, las consecuencias sobre las víctimas de la divulgación de material íntimo no consentido pueden ser muy diferentes: desde el juicio social, pasando por el despido laboral, el acoso, la depresión, el suicidio y un largo y dramático etcétera. Las comunidades que rodeamos a las víctimas debemos responder y ofrecer protección.

Esto no debe significar revictimizar a la persona que le ocurrió. Si la víctima quiere dar su testimonio, o quiere permanecer en el anonimato, es su absoluto derecho. Con víctimas o sin ellas, se debe abrir un diálogo para comprender qué es la pornografía no consentida en Internet, cuál es el papel del consentimiento y por qué es un tipo de violencia de género.

¿Pasó un caso en tu casa de estudios?

Escuela, liceo, instituto o universidad, no importa. Los recintos educacionales son un espacio donde típicamente ocurre este tipo de violencia. Estudiantes, profesores, apoderados, administrativos, toda la comunidad educativa debe comprender que estos actos son violencia y que pueden (y en varios casos deben) ser denunciados.

Pero además se debe comprometer un diálogo interno sobre el tema que termine en aportes concretos como talleres de sexualidad e Internet, directivas internas, campañas de concientización, etcétera.

Recuerda que los establecimientos educacionales tienen obligaciones legales en la materia: denunciar delitos, contar con reglamentos internos, prevenir el acoso, entre otras. Enfrentar estos temas es su deber y su comunidad tiene derecho a estar en un ambiente seguro.

¿Pasó un caso en tu trabajo?

Al igual que el acoso sexual en el trabajo, este tipo de violencia online merece toda la atención de los empleadores y trabajadores. Así, todos los miembros de un lugar de trabajo deben comprender que estos casos generan responsabilidades legales y se pueden denunciar, pero también se deben buscar medidas preventivas desde directivas internas, talleres, campañas de concientización, etcétera.

Estas medidas preventivas, en todo caso, no pueden estar orientados a ignorar o esconder el problema. Los departamentos de recursos humanos y los sindicatos deben estar preparados para responder a estas formas de violencia de género.